El retorno a la confianza a través de la cultura

Por Daniel Rojas Lemus

Diógenes Laercio escribió que la cultura es un adorno en tiempos de prosperidad y un refugio en la adversidad. Después de casi dos años de la contingencia sanitaria por la COVID-19, esta cita adquiere un brillo de esperanza, toda vez que los eventos culturales de la UNAM están regresando a su programación habitual con acceso al público como lo fue el Primer Encuentro Cultural 21 y menos. El Reencuentro, evento conformado por una obra de teatro y música en vivo realizado el pasado sábado 27 de noviembre de 2021, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

El programa consistió en la presentación No todas viven en Salem: Teatro de brujas para conjurar objetos de la compañía Caracola Producciones; obra de teatro que tiene como propósito representar un panorama general que va desde la caza de brujas hasta su revalorización a partir de los movimientos feministas. Después María Daniela y su Sonido Lasser pusieron a bailar a todo el público al ritmo de electro pop, cerrando el evento con la intervención del DJ «Los Alan Anaya». Durante los intermedios, en la explanada del recinto se podía apreciar algunos pasajes literarios que provocaba a la imaginación.

El Dr. Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, dio la bienvenida a la comunidad universitaria que se dio cita en punto de las 15:00 horas.; también extendió la invitación para visitar otros espacios culturales que ya tienen actividades presenciales como son los museos de El Eco, el Universitario del Chopo, el de Arte Contemporáneo, y centros culturales como La Casa del Lago, el Colegio de San Idelfonso y el CCU-UNAM, por mencionar algunos.

Sin embargo, el acceso aún no es total. Las restricciones que las autoridades universitarias conservan respecto a sus espacios son extensivas a su oferta cultural, y solamente es posible recibir hasta el 30% del aforo permitido en cada uno de los espacios.

Con esto se resalta que, volver a la vida no se limita al regreso escolar, laboral y de los centros comerciales. El ámbito cultural también se encuentra dentro de la dinámica social, su papel no es pequeño —como podría pensarse desde una perspectiva inmediata y utilitaria—, ni su significado irrelevante. Regresar a la cultura es regresar a la sutileza del arte, a la fuerza de la memoria histórica, al pensamiento de que es posible pensar y sentir como antes de que ocurriera todo esto. Abrir los recintos culturales es un intento firme de dar la calma necesaria después de la tormenta.

El que una institución como la UNAM esté brindando la confianza para el regreso gradual de la sociedad a sus espacios culturales tiene un significado que va más allá de la oportunidad de volver a salir a la calle para apreciar una exhibición artística. Es una oportunidad para que quienes asistían con frecuencia a los eventos culturales puedan experimentar, una vez más, el cúmulo de sensaciones contenidas en el éxtasis que la contingencia les quitó y, una ventana para quienes aún no conocen la amplia oferta cultural universitaria que presenta constantemente opciones novedosas y diferentes.

Edificio G, planta baja, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Circuito Mario de la Cueva S/N, Ciudad Universitaria, C.P. 04510, Coyoacán, CDMX

 

Teléfono: 56 22 94 70, ext. 84354, 84359

Mail: culturaconpolakas@politicas.unam.mx